¿Por qué es clave desarrollar talento digital? ¿De qué tipo de talento estamos hablando?

Grandes estrategias requieren grandes talentos

Hemos escuchado tantas veces frases como “nuestras personas son nuestro principal activo” en forma de promesas incumplidas, que la idea se ha convertido en una banalidad. Tan cierta es la idea como difícil de hacerla realidad.

Lo cierto es que las tecnologías van y vienen cada vez más rápido. Además, uno de los rasgos de la revolución digital es la democratización, que significa que tecnologías muy similares son accesibles a individuos, startups o grandes empresas. Al caerse las barreras de entrada, la tecnología no ofrece una ventaja competitiva. 

Sí lo ofrecen empresas generando innovación constante, con el talento adecuado, haciendo cosas nuevas con la tecnología y en interacción en equipos. 

La capacidad de desarrollar talento digital es clave en este entorno de disrupción. Pero ¿qué tipo de talento? Veamos dos rasgos clave:

Equilibrio entre technical y soft skills

 Steve Jobs también fue pionero en esto, lo dijo en una de sus últimas intervenciones durante un evento especial de Apple 6 meses antes de su fallecimiento: 

“Está en el ADN de Apple que la tecnología sola no es suficiente. Es cuando la tecnología se mezcla con las artes liberales que libera los resultados que hace cantar nuestro corazón. Y nunca eso es tan verdad que en los dispositivos post PC…”

“…estos son dispositivos post PC, que necesitan ser aún más difíciles de usar que un PC, que necesitan ser más intuitivos y donde el software, hardware y las aplicaciones deben conectarse de forma aún más fluida que un PC…”

Jobs hablaba de otra tendencia digital, la customerización o hacer las soluciones tecnológicas más fáciles de usar para no expertos. Para hacer eso las capacidades tecnológicas de las personas no son suficientes.

Los nuevos roles de entorno digitales que pueden customerizar tecnología reequilibran technical y soft skills,  como el caso de un diseñador de experiencia de usuario, que une la parte de diseño y de psicología, o el de un científico de datos, que integra machine learning con el storytelling que le permite contar los descubrimientos de los datos.

La corta vida de las habilidades y la importancia de la mentalidad

El estudio Careers and Learning de Deloitte (2017) muestra cómo la media vida de las capacidades técnicas de los ingenieros de software se ha reducido a 18 meses. Es decir, de lo que aprendamos hoy en año y medio la mitad ya está obsoleto. Esta fecha de caducidad constante de las nuevas capacidades digitales hace necesaria una renovación constante. Y lleva a una redefinición del talento, no ya como “lo que puedo hacer hoy” sino “lo que podré hacer mañana”. Y aquí es donde la mentalidad cobra un rol preponderante. 

No hay talento digital sin mentalidad de crecimiento


Ignacio de Jorge

𝗦𝗼𝗰𝗶𝗼 𝗱𝗶𝗿𝗲𝗰𝘁𝗼𝗿 𝗲𝗻 𝗠𝗼𝗲𝗯𝗶𝘂𝘀 𝗖𝗼𝗻𝘀𝘂𝗹𝘁𝗶𝗻𝗴

Experto en Cultura y Liderazgo Ágil.