¿Cómo hacer que que un ingeniero de Microsoft pase de actuar como un “sabelotodo” centrado en su producto a un “aprendelotodo” que escucha a su cliente? El caso de la transformación de Microsoft nos cuenta todo sobre el papel de la cultura y el talento en el entorno digital, y el rol del coaching para transformarlas.

Satya Nadella consiguió hacer la revolución digital pendiente de Microsoft desde 2014 hasta la actualidad. Dos claves de su éxito fueron:  poner la transformación cultural a la par que la estratégica, y construir articular la primera a través del descubrimiento en las personas y la  organización de la  mentalidad de crecimiento.

El descubrimiento psicológico de mentalidad de crecimiento se centra en crear nuestra autoconciencia hacia los retos sabiendo que nuestras capacidades pueden cambiar. Pasar del “he fallado” al “todavía no”. A partir de ahí se derivan actitudes completamente distintas hacia los retos, el esfuerzo, el goce en el proceso, el fracaso, el feedback o la relación con los demás. En un entorno digital donde las habilidades se reactualizan cada 18 meses la mentalidad es clave para poder hacer el “reskilling constante”.

La mentalidad de crecimiento es parte de la personalidad de cada uno y también de la cultura de las organizaciones. Y ambas pueden cambiar: a nivel personal podemos “descubrirnos” en mentalidad y “reconfigurarnos”. Y el entorno nos puede poner también en mentalidad de crecimiento. Ahí es donde entra el modelo de management Coach care de Microsoft que hizo realidad la transformación de “sabelotodo” a “aprendelotodo”.

Fue una revisión completa del rol del manager: model, coach, care. Modelar es mostrarse el manager como ejemplo práctico de mentalidad de crecimiento. Coaching es crear un espacio mental y conversacional para marcar retos, adaptarse y aprender. Care fue la parte más valorada en el cambio percibido en los managers. Mostrarles que importas. Las personas se dejan coachear sólo por alguien en quien confían. Cuando el manager hizo su viaje de mentalidad de crecimiento pudo ayudar a su gente a hacer el suyo. El ingeniero “sabelotodo” pudo completar su viaje porque tenía en su manager un compañero de viaje: “puedo porque piensas que puedo”.

El caso Microsoft muestra que el desarrollo del talento hace el de la cultura,  y para las dos cosas hacen falta líderes coach.

CONOCE NUESTRO CURSO 'EL LÍDER DIGITAL'

Ignacio de Jorge

𝗦𝗼𝗰𝗶𝗼 𝗱𝗶𝗿𝗲𝗰𝘁𝗼𝗿 𝗲𝗻 𝗠𝗼𝗲𝗯𝗶𝘂𝘀 𝗖𝗼𝗻𝘀𝘂𝗹𝘁𝗶𝗻𝗴

Experto en Cultura y Liderazgo Ágil.