Reflexionar sobre el líder digital requiere entender primero el nuevo terreno de juego digital. Podemos resumir la peculiaridad del progreso tecnológico en la era del hardware, software y redes en tres grandes rasgos que nos llevarán a lugares no imaginados:

  1. Crecimiento exponencial: el cerebro humano no está preparado para entender el carácter multiplicador del cambio exponencial. Por otro lado, las evidencias cuando aparecen lo hacen en el momento disruptivo, lo que hace necesario anticiparse en los momentos iniciales de cambio menos aparente
  2. Digitalización de toda la información. Los datos digitales tienen carácter no rival, es decir pueden usarse por varios usuarios al mismo tiempo, y tienen un coste casi cero de reproducción. Las conexiones y las interacciones que se deriven generarán grandes oportunidades aún no descubiertas
  3. Innovación combinatoria. Actualmente existen hasta 8 tecnologías innovadoras, que como bloques de construcción pueden combinarse dando lugar a lo que los expertos llaman Tecnologías de Propósito General, que penetran en todos los sectores, mejoran con el tiempo y reproducen nuevas innovaciones.

Retos técnicos y adaptativos

El modelo de liderazgo adaptativo establece la distinción entre retos técnicos y adaptativos. El nuevo terreno de juego digital plantea grandes retos técnicos, pero sobre todo enormes retos adaptativos. 

Un reto técnico puede ser muy complejo pero tiene una solución experta dentro de un marco de conocimientos existente. Un reto adaptativo va más allá de cualquier conocimiento experto, y requiere cambios en las prioridades de las personas, sus creencias y hábitos. La mayoría de los retos actuales combinan ambos, sin embargo la parte adaptativa es la mayor amenaza al éxito en cualquier transformación organizacional.

Un ejemplo es la transformación de Facebook al entorno móvil. En el año 2012 parecía un reto inalcanzable. La transformación era mucho más que el reto técnico de pasar del lenguaje HTML5 a aplicaciones nativas. Fue también, y sobre todo, el cambio adaptativo de mentalidad, organización y formas de trabajo lo que propició el éxito de que en el año 2018, alrededor del 92% de los ingresos de Facebook se generan por el móvil.

La causa más común de fracaso de liderazgo es confundir un reto adaptativo con uno técnico.

Respuestas empresariales: organizaciones ambidiestras

En este entorno digital, las empresas encuentran que su modelo de negocio actual puede ser una barrera a la búsqueda de nuevos modelos de negocio. 

Es la distinción explotación versus exploración, establecida por James G. March de la Stanford Business School 

Por un lado, tenemos iniciativas de exploración, que no generan ingresos a corto plazo, porque están en búsqueda de modelos que sí generarán ingresos a largo. Por otro lado, están las iniciativas de explotación que generan los ingresos actuales a corto pero están amenazados a largo por los nuevos modelos a largo plazo.

Las empresas de éxito son las que consiguen equilibrar en el interior de su organización ambas formas de hacer negocio, en lo que se ha llamado organizaciones ambidiestras. Un ejemplo claro es Alphabet, que combina un 70% de ingresos en publicidad por sus soluciones de Google, con un porfolio de “moonshot initiatives” que serán los ingresos del Google de mañana.

CERTIFICACIÓN HR AGILE | MÁS INFORMACIÓN

El rol del líder ambidiestro

Crear organizaciones ambidiestras supone afrontar enormes retos adaptativos. Ése es el reto del líder digital o líder ágil: abrazar la paradoja del líder ambidiestroSimon Hayward, en “The Agile Leader” lo define como combinar al mismo tiempo dos enfoques contraintuitivos: ser un facilitador y ser un disruptor.

En el rol facilitador el líder:

  • Provee claridad de visión. Comunica con las personas generando un propósito compartido y alineando prioridades organizativas
  • Construye confianza y crea empatía. Genera vínculos mediante comunicación auténtica
  • Empodera a otros. Construye procesos de devolución hacia debajo de la toma de decisiones. Desarrolla capacidades como un líder coach
  • Genera colaboración interna y externa. Rompiendo silos organizativos, abriendo la colaboración a redes externas
  • Promueve la agilidad de aprendizaje, desde la experimentación y las nuevas formas de adquirir habilidades

En el lado disruptor el líder:

  • Cuestiona el status quo, reduciendo la burocracia y reimaginando el modelo operativo
  • Es audaz y decidido. Actuando de manera optimista y determinada para alcanzar la misión
  • Desarrolla conocimiento digital: entendiendo los nuevos desarrollos digitales lo suficiente para apoyar la integración en la organización
  • Crea nuevas formas de pensar. Abrazando nuevas posibilidades radicales, rompiendo silos y retando el pensamiento estático
  • Está cerca del cliente para entender cómo evolucionan las posibilidades de la nueva creación de experiencia de cliente.

Combinando facetas facilitadoras y disruptoras, un líder puede crear la fortalezas organizativas para afrontar los retos adaptativos.

CURSO | El líder digital

Ignacio de Jorge

𝗦𝗼𝗰𝗶𝗼 𝗱𝗶𝗿𝗲𝗰𝘁𝗼𝗿 𝗲𝗻 𝗠𝗼𝗲𝗯𝗶𝘂𝘀 𝗖𝗼𝗻𝘀𝘂𝗹𝘁𝗶𝗻𝗴

Experto en Cultura y Liderazgo Ágil.