Ya no es una opción. Hemos conocido a muchos profesionales de RRHH que después de oír mucho sobre agile se han interesado por conocer qué es eso del HR Agile, si realmente es una moda o algo que les puede ayudar a ayudar a sus organizaciones a competir en el nuevo entorno digital.

Pero conocerlo ya no es suficiente, los retos para la función siguen llegando (nuevos modelos de trabajo, upskilling digital, digitalización de procesos y mejora operacional, cumplir con las promesas de diversidad, equidad e inclusión…y un largo etc.) y tenemos que dar una respuesta. Todo ello, en un contexto terriblemente VUCA O BANI como dicen ahora (quebradizos, ansiosos, no lineales e incomprensibles).

Para dar una respuesta adecuada, muchos departamentos de RRHH han comprendido que no se pueden trabajar los nuevos retos con modelos tradicionales. La mayoría han apostado por aplicar marcos ágiles a procesos o proyectos específicos de RRHH.

En Moebius tenemos la suerte de acompañar a varios de muchos pioneros/as y asistir a varias de sus retrospectivas donde los equipos de RRHH analizan la experiencia y deciden cómo continuar. Estas son algunas de las que creemos han tenido un mayor impacto en la entrega de valor de manera ágil.

1. Perseveran: Agile es evolutivo

Parece básico y lo es. Pero si tuviera que decir solo una mejor práctica, sería esta. Por alguna razón, muchos departamentos de RRHH que comienzan a aplicar un marco ágil, esperan que nada más implantar algún framework su manera de trabajar cambie como por arte de magia. Y nada más lejos de la realidad. La mejor práctica que ofrece mejores resultados es entender el carácter evolutivo de agile. Las empresas que descubren que al principio agile no funciona como esperaban, tienen la constancia y el coraje de analizar qué puede salir mejor y comprometerse a hacerlo un poquito mejor cada vez. En poco tiempo, el avance es muy significativo.

No existe una fórmula universal para tu departamento de RRHH, la tenéis que encontrar vosotros, experimentando y aprendiendo rápido. Eso es agile.

WEBINAR | Cómo RRHH puede acompañar la transformación digital mediante HR Agile

2. Limitan el WIP (Work in Progress)

El departamento de RRHH de una empresa industrial comenzó su viaje ágil aplicando Kanban en su función de selección. El primer inconveniente que encontraron fue gestionar el flujo de demanda. Las peticiones de contratación se agolpaban y el equipo tuvo la visión clara de que limitar el trabajo que realizaban en determinado momento (WIP) les permitiría reducir el “cycle time” (tiempo medio de realización del proceso). Y así fue. Cosa que después poco tiempo, y tras un mínimo nivel de quejas, reconocieron sus clientes internos. Eso sí, hubo que crear un carril para procesos urgentes, que a la postre, no fueron tantos.

3. Integran equipos multidisciplinares

Otra entidad financiera está revisando un beneficio social que ofrece a sus empleados y para ello aplica Scrum. El beneficio social es un producto diseñado para sus empleados que ofrece la entidad. Aunque es un proyecto de RRHH, para desarrollar el proyecto en el equipo Scrum han incorporados expertos en riesgos, del SAC (que es el que gestiona la concesión del servicio a los empleados) y de tecnología. Agile rompe silos y permite construir desde una visión global incorporando todas las capacidades que necesita un producto o servicio.

4. Se enfocan, de verdad, en el cliente

Una empresa multinacional de gran consumo está realizando un gran proyecto de cambio cultural aprovechando un cambio de sede. Se espera que la nueva ubicación sea un entorno que facilite la evolución a una nueva manear de trabajar. La nueva sede es un entorno muy especial que inspiró a los equipos ágiles que tuvieron multitud de ideas creativas para: acercar al consumidor final su centro de trabajo, incluir tecnología que permitiese el trabajo híbrido, crear experiencias al empleado que permitiesen conciliar mejor, hacer Mindfullness. Todas las ideas fueron incluidas en un Product Backlog que revisaron grupos de empleados y que fueron constantemente refinadas con ellos. Y sorpresa, sorpresa: ni estaban todas las cosas que más valoraban, ni las iniciativas más “cool”, casi nunca fueron las más importantes para los equipos. Solo se están desarrollando aquellas que los empleados consideran más importantes, sean ”guais” o no.

5. Eligen Product Owners con “auctoritas”

Cuando un área de RRHH comienza a trabajar en Agile, normalmente lo hace de manera progresiva. Algún proyecto se desarrolla con un marco ágil y nuestra actividad habitual sigue como siempre (de momento). La convivencia de los 2 modelos suele provocar muchas tensiones, siendo la mayor que el equipo no tenga la autonomía suficiente para desarrollar su proyecto cargándose la esencia de agile. Una entidad financiera para la que trabajamos ha resuelto el problema dando los roles de PO en Scrum a directivos/as capaces de parar cualquier intento de influir al equipo en el desarrollo del proyecto. Si contienen su propio deseo de entrar en el proyecto y no dejar que el equipo sea autogestione, funciona.

En definitiva, la mejor manera de implantar agile es tener la confianza y el coraje de dejarse llevar por sus principios y valores. Las ceremonias, artefactos y roles son lo de menos, la inspiración de políticas de RRHH disruptivas de empresas tecnológicas que poco tienen que ver Si quieres implantar agile, se agile.


Daniel Cordón

𝗦𝗼𝗰𝗶𝗼 𝗗𝗶𝗿𝗲𝗰𝘁𝗼𝗿 𝗱𝗲 𝗠𝗼𝗲𝗯𝗶𝘂𝘀 𝗖𝗼𝗻𝘀𝘂𝗹𝘁𝗶𝗻𝗴

Experto en Desarrollo Directivo y Aprendizaje Digital. Amplia experiencia en programas de gestión del cambio cultural en grandes empresas. Profesor de The Valley.