Cuando tenemos proyectos complicados, que no complejos, no necesitamos utilizar marcos agiles iterativos e incrementales como SCRUM. Existen algunos marcos basados en garantizar que nos centremos en el valor para el cliente interno y ganemos eficiencia de flujo mejorando sensiblemente la productividad de los procesos y el employee centricity.

Según la consultora SOOM es su estudio “State of HR Agile“ de 2020, el 47% de los Departamentos de RRHH que trabajaban en agile, lo hacían con Kanban.

Kanban es marco ligero fácil de entender y de aplicar si tienes voluntad. Por ese motivo, muchos departamentos de RRHH que comienzan su viaje ágil deciden utilizarlo. Kanbanizar los procesos de selección, los programas de formación, el onboarding tiene sentido. Tiene una prácticas muy sencillas, visualiza todo el trabajo en un tablero y limita el WIP (Work In Progress: el trabajo que haces en paralelo) para ser más productivo. Además, gestiona el flujo y analiza dónde se producen bloqueos, sobrecargas o poco trabajo. También define conjuntamente con el equipo políticas explícitas para mejorar el citado flujo, practica la mejora continua para ser cada vez más eficiente y poder centrarse en lo que sea valor para el empleado y genera una cultura de feedback en el equipo para acompañar esa mejora.

Los riesgos de empezar con Kanban

El riesgo con Kanban es que todo esto se puede hacer hasta cierto punto sin cambiar nada significativo de tus procesos y manera de trabajar. Un departamento de RRHH puede definir sus procesos de selección, intentar limitar el WIP, ver que el flujo se interrumpe por ejemplo en la entrevista con directivos y acordar que va a mejorar la definición del perfil como repuesta. Y con todo esto, puede pensar que está trabajando en agile.

Eso está muy bien, pero suena más a mejora continua. En realidad, si lo pensamos concienzudamente, no hay nada de los valores del modern agile. Ni entrega de producto frecuente, ni equipos autogestionados, ni hacer de la gente genial, ni experimenta y aprende rápido. Puede haberlos si aplicas bien el marco teniendo en cuenta la cosas que tienen que cambiar en tu cultura más allá del mismo. Pero esto requiere cierta evolución de la cultura hacia la agilidad y eso no lo vas a tener al principio. Por eso no es siempre la mejor idea empezar con Kanban. De hecho, varios agilistas relevantes no consideran a Kanban una marco ágil propiamente dicho. Nosotros pensamos que sí, pero no de cualquier manera.

CERTIFICACIÓN HR AGILE | MÁS INFORMACIÓN

Daniel Cordón

𝗦𝗼𝗰𝗶𝗼 𝗗𝗶𝗿𝗲𝗰𝘁𝗼𝗿 𝗱𝗲 𝗠𝗼𝗲𝗯𝗶𝘂𝘀 𝗖𝗼𝗻𝘀𝘂𝗹𝘁𝗶𝗻𝗴

Experto en Desarrollo Directivo y Aprendizaje Digital. Amplia experiencia en programas de gestión del cambio cultural en grandes empresas. Profesor de The Valley.