Si os pregunto cuál es el tipo de tienda por excelencia en la actualidad, ¿qué me responderías? La tienda online o e-commerce, ¿verdad? Según el ‘Estudio E-commerce 2021’ de IAB Spain en España 25,8 millones de personas compran online. El covid también ha sido una de las principales causas que han contribuido al aumento de este formato de tienda; sin embargo, no podemos olvidarnos de los tipos de tiendas físicas que tenemos.

Podemos diferenciar tres tipos de tiendas:

  • Condenadas a reinventarse
  • Sufridoras
  • Ganadoras

Tipos de tiendas condenadas a reinventarse

Comercio de barrio

El comercio de nuestros barrios está formado por tiendas de ultramarinos, ferreterías y mercerías. Son tiendas normalmente de propiedad de un particular, que ofrecen un surtido limitado y, normalmente, sus precios no son los mejores ya que sus dueños tienen poco poder de negociación. Tampoco pueden competir en horarios con las pequeñas tiendas de proximidad y de conveniencia, propiedad de grandes cadenas.

Dado que, en general, tampoco son capaces de dar a sus clientes una gran experiencia de compra, su futuro es complicado. Muchas de ellas se están integrando en cadenas horizontales como COVIRÁN, de forma que puedan acceder a marca del distribuidor y aprovecharse de la imagen de marca y las campañas comerciales de la enseña.

Tiendas multimarca

Piensa en la típica tienda de ropa de toda la vida que vendía ropa, zapatos y complementos de las marcas más conocidas. ¿Cuándo fue la última vez que viste una de ellas?

¿Por qué están desapareciendo? Pues porque están sufriendo la feroz competencia del e-commerce. El consumidor empieza a hacer lo que se llama showrooming, que consiste en ir a la tienda, probarse el producto y, a continuación, comprar por Internet a mejor precio.

Algunas de estas tiendas están siendo capaces de competir desarrollando su propia marca o incluso alcanzando acuerdos de exclusividad con determinadas marcas.

Grandes Almacenes

El gran problema de este tipo de formato viene de su propia propuesta de valor. Los grandes almacenes ofrecen a sus clientes un surtido amplio y profundo. Tener muchas referencias te lleva a tener mucho stock. Y mucho stock significa mucho coste financiero y operacional. Y eso es difícilmente compatible con mantener los precios que los clientes demandan.

Además, el cliente que valora el surtido tiene en el e-commerce la posibilidad de acceder a una gama de referencias prácticamente infinita.

Si a eso le sumamos el showrooming, es normal que los grandes almacenes están reinventando su negocio y, cada vez más, se estén convirtiendo en negocios inmobiliarios que ponen a disposición de las marcas su importante tráfico.

Tipos de tiendas que sufren

Hipermercados

Son tiendas con una superficie de venta de más de 2500 metro cuadrados. Suelen estar a las afueras de las ciudades y disponen de aparcamiento. Su surtido es amplio ya que no se contentan solo con ofrecer alimentación y droguería, sino que completan su oferta con otras secciones como bazar, electrónica o textil.

En la actualidad, es un formato que pierde clientes en favor de tiendas más pequeñas. Realizar la compra mensual ha dejado de ser para las familias un acto placentero y los clientes prefieren tiendas más próximas y con un surtido más corto que facilita su proceso de compra.

Además, los hipermercados han sufrido la competencia de otro formato que a continuación vamos a ver, los Category Killers.

Category Killers

Se les llamó así porque se ubican al lado de un gran hipermercado y ofrecen, en una tienda de grandes dimensiones, una oferta muy completa en una única categoría: juguetes, deporte, electrónica, muebles…

Ofrecen a los clientes un surtido mucho más profundo en su categoría. Y, además, los precios suelen ser muy buenos, ya que tienen más poder de compra que el hipermercado.

En la actualidad, algunos category killers se encuentran en dificultades porque su cliente, motivado por precios bajos y surtido amplio, está migrando al canal on line.

Su forma de reaccionar está siendo diferenciarse por medio de sus propias marcas y por una experiencia de cliente basada en el asesoramiento y la personalización.

Hemos visto los formatos que en la actualidad tienen más dificultades. ¿Cuáles son entonces los formatos ganadores?

Tipos de tiendas ganadoras­­

Los supermercados

Funcionan en régimen de autoservicio. Se diferencian en que su tamaño es menor ya que se centran en productos de alimentación, droguería, perfumería e higiene.

Existen muchos tipos de supermercado. En primer lugar, están los supermercados con parking.  Cuentan con entre 400 y 2.400 metros cuadrados de superficie, tienen un surtido con una profundidad media.

Los supermercados de proximidad, que se ubican en los barrios. Pretenden conseguir cercanía casi familiar con sus clientes. Priman la experiencia de compra y permiten al cliente elegir dentro de su amplitud de surtido. Están especializados en producto fresco.

En este segmento son muy importantes las enseñas regionales, que buscan la conexión emocional con el comprador y se diferencian por su surtido de origen local.

Por último, los supermercados de descuento que, además de los productos típicos de los supermercados, en ocasiones ofrecen otros productos de uso cotidiano, con una alta rotación y consumo generalizado. Se diferencian del resto de supermercados por unos precios muy bajos que consiguen gracias a la racionalización del surtido y los costes de personal.

Las tiendas de conveniencia

Normalmente son locales no muy grandes, con un surtido relativamente amplio, pero poco profundo, es decir, satisfacen múltiples necesidades con poca variedad de producto. Abren 365 días al año, tienen un horario de al menos 18 horas de apertura y el precio de sus productos es significativamente más alto que en un supermercado.

Los clientes suelen hacer pequeñas compras, de productos de consumo inmediato: refrescos, dulces, aperitivos y comida preparada. Normalmente tienen una zona de consumo en tienda.

En España la mayor parte de tiendas de conveniencia se ubican en estaciones de servicio.

Los comercios especializados

Son la contraposición a las tiendas indiferenciadas. Son tiendas de pequeña superficie, especializadas en una familia o categoría de productos, ofreciendo un surtido no muy amplio, pero de gran profundidad. Los empleados y comerciantes tienen un gran conocimiento del producto, proporcionando al cliente un asesoramiento de calidad. Algunos ejemplos son las tiendas gourmet o de robótica.

Los tipos de tienda están evolucionando. En el momento actual podemos diferenciar formatos condenados a reinventarse, formatos que sufren y formatos ganadores. Sin embargo; con la gran llegada y expansión acelerada del comercio online, en unos años quizás hablaremos de tipos de tiendas físicas sobrevivientes y tiendas online. Mientras tanto, ¿necesitas ayuda para reinventarte?

CURSO | FUNDAMENTOS DEL RETAIL

Rafael Téllez Mesa

Consultor Senior en Moebius Consulting. Especialista en Efectividad Comercial y Experiencia de Cliente. Máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial por ESIC.

All author posts